Make your own free website on Tripod.com

 
 

John Blanchard se levanto de un banco, estiro su uniforme de la armada
y contemplo la multitud de la gente como se movia
por la gran estacion central.
El buscaba la chica a la cual habia conocido su corazón,
pero que nunca habia visto... la chica de la rosa.
Su interes por esta chica, habia comenzado hacia 13 meses en una
libreria de Florida. Buscando un libro, se vio sorprendido no por lo
escrito en dicho libro, sino por una nota en lapiz, escrita en un
margen. La bella y debil escritura reflejaba el alma de su escritora.
En el comienzo del libro, descubrio el nombre de su anterior
propietaria, Miss Hollis Maynell.
Con tiempo y esfuerzo localizo su direccion. Ella ahora vivia en New
York. Le escribio una carta donde se presentaba
y le invitaba a que le contestara.
Al dia siguiente, embarco a traves del oceano para servir en la
segunda guerra mundial. Durante un año y un mes, su amistad fue crecieron
conociendose tan solo por correo. Cada carta era la semilla de una
fertil amistad. Un romance se estaba creando. Blanchard le pidio una
foto pero ella se nego. Dijo que si verdaderamente la queria, no
importaria como era. Cuando un dia finalmente el regreso de Europa,
acordaron su primer encuentro a las 7:00 PM en la gran estacion
Central de New York.
"Tu me reconoceras", ella escribio, "por una rosa roja que llevare
en la chaqueta".
Entonces a las 7:00 el estaba en la estacion buscando una chica a la
cual amaba pero nunca ha visto.

Dejare a Mr Blanchard que cuente lo que ocurrio:

Una joven caminaba hacia mi, su figura delgada, alta, con cabello largo
y rubio, delicados rasgos, sus ojos eran azules como el cielo. sus
labios y mejillas eran suaves y firmes. Vestia una chaqueta verde como
las flores. Parecia como si la primavera reviviera...
Me diriji hacia ella, completamente olvidado de que no tenia una rosa.
Segun me movi, una pequeña y provocativa sonrisa curvo sus labios. "Me
acompañas, marinero" ella dijo. De repente y sin darme cuenta, di un
paso hacia ella y entonces vi a Hollis Maynell. Ella estaba detras de la
joven. Era una mujer con una rosa en la chaqueta y avanzados 40 años,
cabellos grises bajo un sobrero de invierno. Caderas anchas y zapatos
bajos. La joven de la chaqueta verde se alejaba rapidamente. Mi
pensamiento se repartio en dos. Me moria de ganas de por seguir a la
joven, pero en mi interior habia un deseo por conocer a la mujer cuya
amistad me habia acompañado verdaderamente. Y alli estaba, depie,
mirandome, su cara era amable y sensible. Sus ojos grises tenian una
calida mirada. Entre mis manos llevaba el libro por el cual la conoci y
asi identificarme. Quizas no sea amor, pero seria algo precioso, algo
quizas mejor que el amor, una amistad la cual ha sido y sera grata. Me
acerque y salude, entregue el libro a la mujer mientras le hable. Me
encontraba extraño por mi pensamiento. "Soy John Blanchard, y tu debes
ser Miss Maynell. Estoy encantado de poderte conocer.
Te puedo invitar a cenar?".
La cara de la mujer mostro una sonrisa tolerante. "No se de que va todo
esto, hijo" dijo ella, "pero la joven de la chaqueta verde que se fue,
me regalo esta rosa y me dijo que si me invitavas a cenar te dijese que
ella te esperaba en el restaurante al otro lado de la calle. Me dijo que
esto era una pequeña prueba!".

No es dificil entender y admirar la prueba de Miss Maynell. La verdad
del corazón se ha visto en su respuesta a lo no atractivo.

"Dime a quien quieres", Houssaye escribio, "y yo te dire como eres".







FastCounter by LinkExchange